Desafíos en la educación virtual durante la pandemia

A comienzos de este año decidimos matricular a nuestros hijos en una escuela con educación virtual diferente a la que ya venían asistiendo, por lo que estuvimos averiguando varias opciones, llegando incluso a matricular a uno de nuestros hijos en un colegio el cual prometía un programa de matemáticas intensivo. A pesar de esto, los gastos relacionados a libros, útiles escolares y uniformes (gastos que se hacen todos los años) realmente me habían agobiado tanto emocional como económicamente.

Empieza mi busqueda en educación virtual:

Fue durante esta etapa que recordé el valioso dato del contacto de un colegio a distancia, el único reconocido en nuestra ciudad donde mis hijos podrían llevar la escuela al estilo ´homeschooling´. A la semana de realizar mi averiguación, ya varios colegios en mi ciudad habían empezado clases, muchos de los padres de familia habían invertido gran parte de su dinero en gastos escolares y yo me encontraba retrasado con mis hijos. De pronto, se declaró la emergencia nacional, la comunidad educativa en general intentó adaptar su calendario de clases en donde  se tenían aún esperanzas de que tarde o temprano este año los niños volverían a clases presenciales. Objetivo que luego con el transcurrir de las semanas y la inminente extensión de la cuarentena produjo que el  desarrollo de clases en línea revolucione el sistema escolar, brindando el escenario de un nuevo desafío.

educación virtual
La comunidad educativa enfrenta un nuevo reto, donde las aulas se mantienen cerradas y nuestro hogar se convirtió en escuela.

En las conversaciones con diferentes padres de familia de colegios privados, en mi experiencia ladoral, era notoria la poca preparación de los colegios en lo referente a  la educación virtual, en consecuencia, la desazón de los padres respecto a una educación alternativa, sumado a  los problemas económicos y la poca claridad en los pasos a seguir conllevó a que el entorno educativo sufriera estragos, muchos de los cuales aún se mantienen. Son muchos los desafíos que se plantearon a nivel nacional, desde el uso de herramientas tecnológicas hasta la preparación de los profesores.

Educación al interior del pais:

Durante mis viajes al interior del país he podido recorrer, visitar y conocer la realidad educativa en diferentes ciudades y el pensamiento unísono que compartían  los padres era el de desear  darles a sus hijos una mejor educación. La educación es parte importante del núcleo familiar, lamentablemente el uso de las tecnología para la educación es aún muy incipiente.

 La comunidad educativa, el aula y la dinámica que se generan de la interacción es de vital importancia. En ciudades pequeñas al interior del país la comunidad educativa casi es vecinal y los inconvenientes que pudieran surgir se convierten en un punto a solucionar por parte de todos. Con padres de familia que recién ingresan al mundo tecnológico con sus nuevos aparatos electrónicos, es de esperar que muchos de ellos tampoco se hayan encontrado preparados para convertir su hogar en una escuela.

Reflexiones

Finalmente, tras este análisis de introspección y meditar en esta nueva coyuntura, decidí invertir en la educación virtual. Esto me trajo nuevas experiencias, muchas de ellas positivas y también oportunidades para mejorar. Soy un convencido de que debemos mirar al exterior e integrar modelos educativos y experiencia tecnológica de otros países a nuestra realidad, la educación virtual no sólo debe darse en una clase a través de una videoconferencia, debería también   complementarse con métodos educativos innovadores que brinden como  resultado el que los padres puedan ver que sus hijos aprenden de forma diferente, innovadora y motivadora,  y que las aulas y su asistencia a ellas no sean vistas como la única manifestación de la educación..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *